14 enero, 2011

a noviembre nadie lo recuerda


No hay tal cosa como este mundo. No hay tal cosa como este tiempo, este espacio.
No hay tal cosa como lo que creemos importante, no hay tal cosa como este triunfo, este fracaso.
No hay tal cosa como esta espera, esta esperanza. No hay tal cosa como esta condición, esta cura.
No hay tal cosa como lo que sabemos. No hay tal cosa como esta respuesta, este yo.
No hay tal cosa como un noviembre para no recordar en diciembre.

Un noviembre en que las respuestas me hicieron olvidar las preguntas, ¿o era al revés?
Un mes 11 que degenero en profecías sin garantía y promesas rancias. Solo pensamos en darnos fuerte la mano mientras íbamos en cócteles químicos hacia el otro lado de nuestras mentes. Se mezclaron lugares con tiempo y horas en 3 dimensiones. Seguros solo de que el lugar bajo nuestros pies, sería el camino que quedaría atrás.

Espacio y tiempo, nos dimos fuerte la mano. Tuve que abandonar mi rincón de las madrugadas para no equivocarme más. Solo pensábamos en nuestros 2 tesoros más grandes, en estar juntos los 4.

Si existe un noviembre para recordar, si existe una incógnita más grande que la respuesta. Solo hubo espera, ansiedad, pánico y mas ensayos de emociones. Solo hubo espacio.


Todos somos tan grandes por dentro, el universo entero entra aquí mientras continua expandiéndose.
No hay tal cosa como este mundo. La prueba es el vacío que nos deja.