22 mayo, 2009

preterito pluscuamperfecto del modo indicativo

Este jueves en la mañana, estoy en el trabajo, siendo un día que me pude quedar en la casa jugando con Naty, me deje convencer por la culpabilidad....q' idiota.

Algunas de las preguntas de rutina comenzaron y la última de estas, me hizo recordar frente a la compu, cuando mi mamá, en uno de sus constantes actos de clarividencia, me aconsejó tomar aquel curso en La Uruca. Almorzábamos juntos 2 veces por semana. En las mañanas distorsionas por las palmadas, con mis ojos entreabiertos, me decía lo bien que habían quedado las maquetas aunque parecieran mierda incomprensible, creo que me mintió con toda sinceridad.

Medio sonreí, cuando recordé los casi 3 años que dejé la universidad para empezar a experimentar la vida yo mismo, así dejar de vivir los planes de otros y cagarme de una vez en las espectativas de un mundo que no le interesaba quien era yo. La incertidumbre tomó mas protagonismo y por fin me permití ser mas improvisado, armando las palabras y las ideas a medio camino, cuando ya no había vuelta atrás.

Me acordé que, en junio de 2004, volví a encontrarme aquella muchacha de Grecia, que siempre me ha gustado tanto. Una vez me dijo que yo no le interesaba para algo mas allá de lo ocasional...me mintió con toda sinceridad. Pensé como las cosas se dieron de una manera fluída y espontánea, para que ahora estemos juntos. Compartimos una nueva perspectiva y la esperanza tiene otro nombre...Natalia.

Veo las cosas de atrás para adelante y noto la coherencia de los acontecimientos que me han traído donde estoy hoy. Compruebo que las casualidades no existen, solo las causalidades, todo tiene sentido. Es muy claro como llegue a este punto, recordando las imágenes de mis acciones que generaron reacciones.

Pensé en algo más. El futuro es y será siempre mañana, pero es determinado hoy...eso es un pensamiento reciclado. Pero además, hoy es el futuro de ayer, esto si es nuevo.

Como no tengo imágenes del futuro, como sí las tengo del pasado. Decidí fabricar recuerdos de hechos que todavía no suceden, así idealicé mi futuro, nuestro futuro...me mentí con toda sinceridad.